MASACRAN A 5 EN EL CARRIZAL GRANDE EN IRAPUATO

REENVÍA A TUS AMIGOS

Como “Juan por su casa”, fue como un grupo de sicarios “armados hasta los dientes” irrumpieron en la comunidad El Carrizal Grande de Irapuato, para ejecutar a dos mujeres conocidas como “Las Choles” y para darle piso a dos hombres más; pero no conformes, treparon a la fuerza a una chamaquita y se la llevaron en un carro, para después asesinarla.

Toda esta escena que parece de película, ocurrió la noche de este martes y como siempre, no hubo detenidos; la Policía, ni el polvo les vio a los gatilleros.

Primero, los sujetos, arribaron a la calle Durazno y acribillaron a dos mujeres que estaban en la calle, sentadas, tomando el sereno de la noche.

Las dos femeninas vieron a los empistolados y corrieron para su casa, pero antes de ingresar, las balas frías acabaron con sus vidas.

Los dos cuerpos de las conocidas “Choles” quedaron esparcidos en la vía pública y fueron cubiertos con unas sábanas.

Pero la cosa no paró ahí, y segundos más tarde, el mismo comando ingresó a una casa de la calle La Escondida y sin más ni más ultimó a dos hombres; balazos y balazos se oyeron por toda la comunidad, que la gente no hizo más que taparse los oídos y hacer como que nada ocurría.

Hubo además el reporte, que los delincuentes no les bastó con haberle arrebatado a vida a estas mujeres y hombres y de paso se llevaron a una jovencita de aproximadamente 18 años.

La femenina se opuso, pero la fuerza de los hombres fue superior y la treparon a un carro para llevársela con rumbo desconocido y después apareció sin vida.

Después de estos hechos, la comunidad se quedó solitaria, como si hubiesen arrastrado al diablo por todas y cada una de las calles.

La Policía llegó, ya tarde, con sirenas encendidas, quemando llanta y hablando por claves en las frecuencias.

De las patrullas sacaron la famosa cinta amarilla y procedieron a delimitar las zonas para que no hubiera contaminación de las mismas.

En el primero no hubo problema, pero en la casa donde mataron a los hombres, se hizo la remambaramba ya que los familiares no sabían lo que había pasado y a la fuerza quisieron entrar.

Un policía le hizo la seña a la prensa diciendo en que el lugar había dos calacas y que aparentemente se habían llevado a una chavalita.

Todo esto pasó en cuestión de minutos en Irapuato, ojalá que el gobernador, Diego Sinhué nos mande al grupo multidisciplinario, ese que mandó a Guanajuato capital a resolver el homicidio que ocurrió en la Valenciana; de lo contrario, hay que ponernos a rezar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *