HISTORIAS OCULTAS DEL CENTRO HISTÓRICO

REENVÍA A TUS AMIGOS

El Komander, “Chente” Fernández Jr., Rey Misterio, Místico, El Zorro o también conocido como José Guadalupe Lozano Zumaya, es un personaje que forma parte de la vida del centro histórico de Irapuato, verlo caminar lentamente con su atuendo peculiar, cuidando su identidad por las calles del primer cuadro de la ciudad es su pasatiempo  favorito, esas mismas calles le han servido de casa, cama y el lugar donde ha encontrado a sus mejores amigos, esos que con un hola y un adiós, se han ganado su amistad.

José Guadalupe Lozano Zumaya ha tenido muchos oficios a lo largo de su vida, pero a sus 63 años las condiciones sociales y económicas lo han obligado a vivir en la calle, alejarse de su esposa, sus 5 hijos y de sus 13 nietos; sus fieles compañeros de vida son costales, cajas de madera de donde salen cucarachas, zapatos dispares, un olor desagradable desprende debido a su escasa higiene, pero ni eso, ni dormir en la plazuela Miguel Hidalgo le quitan la humildad y su manera desenfadada de ver la vida, en esta entrevista con Periódico Independiente demostró el gran ser humano que es, el hombre, el hijo, el esposo, el abuelo y el vagabundo que sigue soñando con ser feliz y que la gente lo recuerde como una persona intachable,

Sus últimos 18 años sobrevivió de llevar y traer carritos de los comerciantes del centro histórico desde la pensión en la privada Filomeno Mata hasta la plazuela Miguel Hidalgo, a su paso era común deleitar a su público con una melodía por las calles Pípila, Ramón Corona, Juárez, hasta llegar a su destino, acompañado de su carisma al saludar, pero ahora decidió entregarse a la vida y a las calles de Irapuato, hasta donde le alcancen las fuerzas, recogiendo cosas de los botes de basura y comiendo lo que la gente a los que él considera “sus verdaderos amigos” le ofrecen.

¿De dónde es José Guadalupe Lozano Zumaya?

“De aquí de Irapuato”.

¿Cuántos años tienes?

“63 años bien vividos”.

¿A qué te dedicas?

“Pues ya ahorita en la actualidad a nada, ya lo que quiero es tener una vida tranquila, pacifica, honorablemente y ser la persona que realmente tenga un criterio muy limpio, que la gente no me apunte con el dedo, que diga esa persona es tener un comportamiento muy feo, para nada, al contrario deseo que todo el mundo vivamos mejor, que tengamos una buena vida, que Dios nos la ha prestado y que nos la siga prestando mientras se pueda”.

¿En dónde naciste, en qué barrio, en qué colonia?

“Aquí yo nací en la Calle Granadita, ahí por San Cayetano, Barrio de San Cayetano.

¿Tus papás a qué se dedicaban?

“Al comercio, siempre su vida”.

¿Cómo se llamaban?

“Mi madre se llamaba ella Juana Zumaya Valdez y mi padre José Guadalupe Lozano Parra”.

¿A qué tipo de comercio se dedicaban, qué vendían?

“Vendían fruta de la temporada, aquí en el Mercado Hidalgo”.

¿Qué paso con esos locales?

“No, hablando de eso, se vendieron a otras personas para que los trabajaran porque ya no trabajándolos tiene uno que vender el permiso, y ya pasan a otra persona el derecho de seguir con el comercio ahí”.

¿Tú siempre trabajaste en el comercio?

“Bueno, yo trabaje en muchas cosas, no nada más en el comercio, pues yo trabaje en varios, en taxi, en combis, en rosticerías, mueblerías, vendiendo agua purificada, arrastrando los carritos dure 18 años”, dijo “el Komander”.

¿Esa fue tu última chamba?

“Exactamente, se trataba de empujarlos, llevarlos a cabo a su lugar, en una cochera, como seguridad, realmente”.

¿Te pagaban por eso?

“Sí, me daban 10 ó 15 pesos la llevada pero pues no yo me dije, me hice esa meta de ser, hasta aquí le paro, aquí le corto la hebra al trabajo pero si se ofrece que algo salga por ahí aparte pues yo todavía en eso”.

¿Eres casado?

“Casado, con hijos, nietos, tengo 5 hijos y nietos son 13”.

¿No vives con ellos?

“Pues no porque ellos viven en su casita, no los quiero molestar, yo aquí me quedo, aquí en el Centro, pero aquí”.

Rey Misterio ¿Dónde te quedas a dormir?

“En la Plazuela Hidalgo, aquí por los portales del Mercado pero yo estoy constantemente vigilando”.

¿Te quedas en la calle a dormir?

“Pues no exactamente, pero me quedo en un carrito que lo tengo al cuidado, no nada más de una persona y lo estoy cuidando y ahí me quedo, si pues le digo no creo que pueda”.

¿Y tu esposa y tus hijos, dónde están, los ves, no los ves?

“Sí, si nos vemos, nos saludamos y nos queremos mucho, nos estimamos”.

¿Cómo se llama tu esposa?

“Es Ofelia Duarte, de aquí de Irapuato, mis hijos se llaman Gloria Juana Lozano Zumaya, el otro José Piedad Guadalupe Lozano Zumaya, Gerardo Antonio Lozano Zumaya, Imanol Lozano Zumaya”.

¿los extrañas?

“Pues sí, no tanto así, porque de repente me hablan, se comunican conmigo y pues realmente es una cosa imposible tenerlos a su lado, porque ya cuando se casan pues ya realmente ya no hay motivo a vernos seguido, o sea, hay una, como una barrera, una barrera en la vida que todos llegamos a ese término ya de ser hijo soltero a hijo casado que tiene sus responsabilidades con sus hijos, con sus esposas, y así en su trabajo”, reconoció “Chente” Fernández Jr.

¿Cómo te apodan?

“A mí me dicen el “Chente” Fernández Jr., el Rey Misterio, el Místico y el Komander”.

Oye y ese atuendo que traes ¿Por qué es, ese antifaz, esas cadenas?

“Pues mire, eso es por motivo a que no quiero que la gente me conozca, que sepa mi rostro y pues yo lo hago lo más posible que haga para poder sobresalir sin relucir a ciertas personas que pues me toman en cuenta de ese modo y ya están acostumbrados a verme así, si yo me visto normal, pues no ya”.

¿Qué cargas en tus costales, en tus bolsas?

“Pues cargo mis zapatos, mi chamarra y comida, refresco, mi comidita”.

¿Cómo es un día en tu vida, a qué hora empieza, a qué hora termina, qué haces?

“No pues yo todavía al de los carritos todavía me acomido a ayudarles al acarreo, pero yo estoy constantemente a la diestra y siniestra en la vida para lo que se ofrezca, estoy para servir a la gente, acomedirme y no quedarme atrás, porque aquí la vida lo que se requiere es tener una capacidad no eterna que digamos pero cuando menos constante en la vida para seguir viviendo poco a poco”, detalló José Guadalupe Lozano Zumaya.

¿Tú has encontrado en las calles de Irapuato tu manera de vivir?

“Exactamente, y la amistad más que nada, porque la gente me admira, me quiere”.

¿Quiénes son tus amigos?

“Pues mire, no le sé decir sus nombres exactamente porque nada más los conozco de vista, pero realmente pues me saludan y pues como toda persona hay que ser responsable, hay que ser amable con la gente”.

¿Pero son comerciantes, son empresarios, quiénes son tus amigos?

“De todo, comerciantes pues hasta, se puede decir los del ministerio público, todos esos, los judiciales, los policías y llevamos una amistad muy mutuamente continua, y eso pues para mí me llena de gozo, de contento, y el cual me siento tranquilo de esa forma”.

¿Cuándo estabas niño te imaginabas que así iba a ser tu vida?

“Pues no exactamente porque cuando yo tuve a mis estudios, yo pensé llegar a algo pero no, desgraciadamente no me gusto tener una responsabilidad que tuviera un problema y que me acarreara ese sistema de que me hiciera acarreo de persona a persona que quede mal, mejor hay que quedar bien”, dijo Lozano Zumaya.

¿Pero sueñas con algo?

“Pues sí, pues mi vida es un sueño muy elocuente, muy agobiado decir quisiera vivir más de lo que quiera vivir pero no puedo porque uno no tiene la vida comprada, pero realmente aquí a lo que Dios disponga”.

¿Qué sueñas?

“Pues sueño sobre todo seguir siendo estimado de la gente y seguir adelante en este camino que realmente a veces dice uno para mí puede ser corto, para otros más largo, que realmente eso nadie lo sabe”, así se despidió José Guadalupe Lozano Zumaya, “El Zorro” para sus amigos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *