A TRES AÑOS DE SU MUERTE, KEVIN AÚN DUELE.

A TRES AÑOS DE SU MUERTE, KEVIN AÚN DUELE.
REENVÍA A TUS AMIGOS

13575477_10208072638267002_1997742315_oKevin Froylán Morales Echeverría era un niño de 10 años de edad, estudiaba el 3er grado de primaria, como todas las tardes, luego de hacer su tarea y cumplir con sus responsabilidades, pidió permiso para salir a jugar sin saber que el destino le deparaba una tragedia; a tres años de su muerte familiares de Kevin aseguran que el niño no murió ahogado, sino que lo mataron, la autopsia reveló que hay indicios que pueden relacionar el hecho con un homicidio y no con un accidente como asegura la procuraduría del estado.

 

Aquel lunes 10 de junio del 2013 es la fecha en la que inició esta historia de duelo para la familia Morales Echeverría, Kevin salió a jugar con su amigo Max, pero horas más tarde lo que era una tarde tranquila, se convirtió en horas de angustia, desesperación y tristeza, pues el pequeño Kevin Froylán estaba desaparecido sin alguna explicación.

 

13570229_10208072635266927_1143372200_o Durante toda la tarde y noche la madre, tías, abuela y conocidos de Kevin realizaron la búsqueda de este menor, quien a decir de uno de sus amiguitos se había metido a nadar al canal de Coria a un costado del lugar donde vivían y después se ahogó, luego la versión cambió a que habían tenido una pelea y el pequeño Kevin había regresado solo a su casa, pero nunca llegó, durante todo el martes 11 de junio siguió la búsqueda, luego de esto esperaban lo peor, y así sucedió cuando la mañana del día miércoles 12 de junio de 2013 apareció el cuerpo sin vida de Kevin en las aguas del canal de Coria a un kilometró de distancia del fraccionamiento Floresta.

 

Graciela Echeverría Rivera abuela de Kevin denunció que dentro de la carpeta 11618/2013 que lleva la agencia 3 del ministerio público, existe un caso delicado que no ha sido atendido debidamente por las autoridades, y por lo tanto ellos están inconformes con las indagatorias.

 

“yo veo que ya no le echan las ganas los abogados, a lo mejor quieren dinero yo no lo tengo para pagarlo, dicen que fue un accidente y no fue un accidente, me dijeron que llevara testigos, pero hasta ahorita no hay y no va a haber, no para nada en ningún momento estamos convencidos de lo que dicen las autoridades, a mi hija le hablaron del DIF para que dieran terapia y aceptar sicológicamente que fue un accidente, pero no, no fue un accidente”.

 

13570003_10208072648067247_1969696539_oEntre otras inconsistencias, aparecen las declaraciones del pequeño Max quien andaba con Kevin Froylán minutos antes de su desaparción, lo que deja aún más confusiones en el caso, “el acta de defunción dice que murió por sumersión, por asfixia, explican que el niño Max que andaba con Kevin, dice que andaban jugando y ahí da dos versiones diferentes una que se cayó al canal, levantaba las manos, pedía auxilio y que nos fue a avisar y eso fue mentira; la otra versión dice que se fue con otros niños a las carmelitas y que se peleó con Kevin, para mí golpearon a Kevin, porque trae una cavidad la cara, no traer rasguños de ramas, sus orejas las tenía cortadas, con lo que vimos al niño probablemente lo asfixiaron con una almohada o una bolsa de plástico”, dijo Graciela Echeverría.

 

Este caso conmocionó a la sociedad irapuatense, familias completas estuvieron al pendiente del asunto, con la esperanza de que el pequeño Kevin Froylán apareciera con vida, sin embargo, la tragedia no se hizo esperar; familiares del pequeño de 10 años, aun narran esos momentos de tristeza, en los cuales, la labor de peritos especializados y como parte de la defensa del menor, informaron que el pequeño probablemente no murió ahogado, sino que fue asesinado.

 

Graciela Echeverría abuela de Kevin informó que “el niño desapareció el lunes 10 de junio de 2013 a las 7 de la noche y el niño fallece el martes a las 6 de la mañana, el cuerpo de un niño flota después de 14-16 horas, el niño no tiene la piel dermatizada, no trae golpes, no traía agua en la vejiga, no traía excremento, el niño comió o sea que tuvo que hacer sus necesidades, aparte de eso, no tenía agua en los pulmones ni en el estómago, eso nos enteramos por medio de la autopsia, eso arrojó, por eso tomaron nota el médico legista y un perito por nuestra parte, el niño no estaba flotando, al niño lo acomodaron, lo aventaron, lo sembraron”.

 

En este caso, hay señales únicas, que dejan en el aire situaciones que no son de este mundo, luego de buscar por todos lados, la ropa del pequeño Kevin nunca apareció, sin embargo de manera extraña fue localizada días después completamente limpia; otro dato que llama la atención es que hasta el día de hoy, las calcetas de Kevin no aparecen y en la casa de la familia Echeverría Moreno, existe una pequeña figura de yeso representativa de un “Niño Dios” a la que año con año Kevin celebraba cada navidad y la cual desde que Kevin Froylan murió de manera repentina también desaparecieron sus calcetas.

 

Narró la abuela del menor que “la ropa no aparecía, fuimos a rezarle al niño y de repente vimos algo y era la ropa de Kevin, el niño apareció solo en calzoncillos, la ropa estaba limpia y había llovido todos los días, la ropa estaba recién lavada, le dijimos al agente del MP, nos citó a las 6 de la mañana, nos dijeron que no le avisáramos a los medios, ellos no permitían que nos acercáramos, no nos querían enseñar la ropa”.

 

Denunciaron que el caso no es de la importancia de la Procuraduría de Guanajuato, ante este caso, han insistido con diversos representantes legales, pero ninguno ha dado los resultados que ellos pretenden, incluso solicitaron ya una audiencia con Carlos Zamarripa procurador de justicia en Guanajuato para saber cuál es la situación real sobre el caso Kevin Froylán.

 

“a la procuraduría le falta interés en el caso, no entiendo por qué, me daban largas, me decían ven tal día, me decían ahorita vengo ya no volvían, me citaban en 8 días ya le tendré algo, voy a mandar a mi gente, es su trabajo y puras vueltas, pero veo que no hacen su trabajo, son 3 años que no hay nada, quieren testigos, pero no hay, quiero que tomen en cuenta la autopsia, que deje de ser un accidente y se vaya para homicidios, que lo canalicen, lo vean, le pido al gobernador que esto no quede impune, por lo que sufrió Kevin, quiero que se haga justicia” dijo la abuela del menor.

 

3 años soportando este dolor, para la familia Morales Echeverría no han sido nada sencillos, la partida del pequeño Kevin Froylán, dejó un hueco imposible de llenar, sufrimiento, enfermedades, pero sobretodo la ausencia de un niño que solo deseaba llegar a ser médico militar y se le recuerda cada 29 de diciembre en la fecha de su cumpleaños ya que estaría por cumplir 13 años de edad y que ahora solo su recuerdo y el anhelo de hacer justicia cabe en su familia.

 

“esto ha sido muy triste, nos cambió la vida, era un niño acomedido, que se ganaba el cariño de la gente, hablaba con todos, con muchas ganas de vivir, era mi adoración, pero como le quitaron la vida no se vale, yo no se lo deseo a nadie, mi hija está triste, estuvo a punto de darle una parálisis cerebral, no se supera, se aprende a vivir con esto, pero es muy triste que las autoridades no hagan nada, no queremos que se archive el caso”, finalizó la abuela de Kevin.